Unción de enfermos

46207

Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros , toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios.

                                                                           Catecismo de la Iglesia, 1499  

 

 

Las familias que requieran la aplicación de los santos óleos para un enfermo de la parroquia, pueden solicitar la asistencia del sacerdote llamando al Despacho Parroquial, o personalmente al Párroco, Vicario o Sacristán en alguna de las Eucaristías.

Anuncios