San Blas, médico y obispo

San Blas Obispo

La parroquia San José de El Poblado considera como otro de sus santos patronos a San Blas, por haber sido también levantada, en este mismo sitio, en el siglo XVII, una capilla en su honor.

Nacido en Sebaste, Armenia, era conocido por las curaciones milagrosas que se obtenían por su intercesión. Cierto día salvó a un niño que se ahogaba con una espina de pescado que se le había trabado en la garganta. De ahí la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta, 3 de febrero.

San Blas hizo vida eremítica en una cueva del Monte Argeus y, según la leyenda, también se le acercaban los animales enfermos para que los curase. Sin embargo, no era interrumpido cuando el santo estaba en oración.

.

.

Persecución y martirio

Por ese tiempo se produjo la persecución de Agrícola, gobernador de Cappadocia, contra los cristianos. Cuando los cazadores fueron a buscar animales para los juegos de la arena en el bosque de Argeus, encontraron a muchos de ellos que estaban esperando fuera de la cueva donde estaba San Blas. El santo justo se encontraba orando y fue tomado prisionero. Agrícola trató de que San Blas renegara de la fe, pero no lo consiguió. Al contrario, el tiempo en prisión le sirvió al santo para interceder a Dios y lograr curar algunos presos.

San Blas fue echado a un lago, pero con la gracia de Dios se mantuvo de pie sobre la superficie. Luego con valentía invitaba a los perseguidores a caminar sobre las aguas para que demuestren el poder de sus supuestos dioses, pero los malvados se ahogaban. Cuando el santo volvió a tierra fue torturado y decapitado. De esta manera murió mártir y partió a la Casa del Padre en el 316 dC.

Se le considera patrono de los enfermos de la garganta y/o vías respiratorias y de los médicos que tratan estas dolencias. Asociados a la devoción a San Blas están los Cordones que llevan su nombre y la Ceremonia de Bendición de las gargantas el día de su fiesta.
.

Cordones de San Blas

El Cordón de San Blas es una antigua tradición, por la cual un sencillo cordón entregado en la parroquia y hecho bendecir, debe conservarlo el enfermo como símbolo de su devoción al santo mientras que reza su novena y oraciones, y luego como recuerdo de su curación.

En la Parroquia San José de El Poblado se pueden adquirir, junto con la novena (preguntar en la Sacristía o en el Despacho).
.

Bendición de las gargantas

Siguiendo la tradición, en la Parroquia San José de El Poblado, cada año, el 3 de Febrero, Fiesta de San Blas, se hace la ceremonia de bendición de las gargantas, con dos cirios cruzados que el celebrante aplica frente al cuello de los fieles, mientras se ora al Señor que, por la intercesión del santo, se protejan o curen las gargantas y/o vías respiratorias de los devotos.  El uso de los cirios se debe a que la fiesta de la Candelaria se celebra el día anterior y la tradición dice que el Santo Obispo los usó para realizar la curación milagrosa del niño ahogado.

.

Oración a San Blas

¡Oh glorioso San Blas! que con vuestro martirio habéis dejado a la Iglesia un ilustre testimonio de la fe, alcanzadnos la gracia de conservar este divino don, y de defender sin respetos humanos, de palabra y con las obras,  la verdad de la misma fe, hoy tan combatida y ultrajada. Vos que milagrosamente salvasteis a un niño que iba a morir desgraciadamente del mal de garganta, concedednos vuestro poderoso patrocinio en semejantes enfermedades; y sobre todo, obtenednos la gracia de la mortificación cristiana, guardando fielmente los preceptos de la Iglesia, que tanto nos preservan de ofender a Dios. Así sea.

***

Imagen3.png

En la liturgia de la Iglesia Católica San Blas es representado con velas en las manos,
y frente a él, una madre cargando un niño que está ahogándose, el cual es curado por el Santo Obispo.