Pautas de adviento

“Un Adviento bien vivido asegura una Navidad hermosa y alegre.

“Darte cuenta que Navidad se celebra a partir de la Nochebuena, cuando celebramos la llegada de Cristo”

“no hay nada malo en las pre-fiestas que son parte de nuestra cultura, pero no hay que confundirlas con la verdadera Navidad”.

“Anticipar la celebración de la Navidad siempre nos dejará vacíos, sin verdadera alegría. En un mundo de luces y decoraciones, tenemos que darnos cuenta de que ‘¡todavía no!’”

“apartar un momento de silencio cada día” de Adviento. No tiene que ser mucho: pueden ser tres minutos, por ejemplo. Pero tres minutos enteros en que me retiro, hago silencio y me acuerdo que Cristo viene en Navidad. ¡Cristo viene en Navidad!”.

“Con actos de sacrificio y mejora personal, puedo ‘limpiar’ el pesebre de mi corazón al que llegará el Niño Jesús el día 24”.

“Otra práctica es construir nuestro Nacimiento gradualmente, añadiendo una pieza o decoración cada día del Adviento; pero solo en los días en que nos hemos esforzado para vivir bien nuestro Adviento”.

 

Anuncios