Origen del día de la Madre

El origen de la celebración en Estados Unidos empezó poco después de la muerte de la madre de una joven llamada Ana Jarvis que falleció en el 1905. La chica, residente en Philadelphia, decidió escribir cartas a organizaciones y políticos para rendir un homenaje a las madres de todo el mundo.

En 1914 el proyecto se haría realidad gracias al Presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, declarando como “Día de la Madre” el segundo domingo de mayo. Posteriormente otros países se sumarían a la propuesta.

Ahora bien, no todos los países lo celebran el mismo día; Lo importante, no obstante, es que en todo el mundo se recuerda a la MADRE.

Y lo más importante todavía es que nosotros recordemos y honremos a nuestra madre, que nos dio la vida, el amor y su entrega y dedicación. No tenemos por qué caer en el consumismo, pues lo que una madre más agradece es el amor de su hijo, el detalle, el gesto.

También para la Virgen es esto lo más importante: nuestro amor y presencia.

 “Sólo una madre sabe lo que quiere decir amar y ser feliz”

“Una madre perdona siempre; ha venido al mundo para esto”

“Una madre tiene algo de Dios y mucho de ángel”

“El que honra a su madre amontona tesoros” (Eclo 3,4)

Anuncios