Octubre, mes de las misiones: formación de evangelizadores laicos

En este mes de octubre, es bueno recordar a cada comunidad, la importancia de orar por las Misiones y tener claro la importancia de una Iglesia Evangelizada y Evangelizadora.

Por Consiguiente, son los mismos cristianos laicos los primeros responsables en procurar, por todos los medios posibles, su crecimiento y maduración cristiana que los convierta en auténticos discípulos, testigos y apóstoles de Jesús y de su Evangelio. Los pastores, como servidores y hermanos, pero también como guías del pueblo de Dios, por deber de caridad pastoral estamos comprometidos con ellos para acompañarlos, apoyarlos y guiarlos en este camino de formación cristiana, ofreciéndoles, ante todo, los medios y servicios propios de su ministerio.

Algunos pastores, así como laicos y miembros de la vid consagrada, hemos comprendido que la clave para realizar eficazmente la Nueva Evangelización con un espíritu misionero, consiste en suscitar la conciencia y promover el desarrollo de la vocación y misión de los fieles cristianos laicos mediante una adecuada formación, partiendo de su consagración bautismal, con su dimensión profética, sacerdotal y regia. Así han llegado al convencimiento de que el trabajo pastoral no se cumple en plenitud si no va más allá de lo estrictamente litúrgico y sacramental, aunque sea realizado con hondura y unción.

Anuncios