¿Qué dice el Papa Francisco sobre la vida consagrada?

El Papa Francisco, desde el inicio de su Pontificado, ha manifestado en múltiples ocasiones el cariño especial que tiene por la Vida Consagrada y el cuidado particular que le dedica. Pero además, es importante señalar que cuando el Francisco habla de la VC o a la VC, lo hace desde dentro porque es uno de nosotros, y nos habla con el cariño fraterno del que conoce, ama y vive aquello de lo que habla. Este cariño especial lo ha mostrado, de forma muy clara no solo con sus numerosos encuentros con los consagrado-as a distintos niveles, sino también en este encuentro que tendrá en nuestra ciudad de Medellín.

  • “Jamás cerrados y siempre abiertos al Dios que nos habla”. “Cultivemos la dimensión contemplativa, incluso en la vorágine de los compromisos más urgentes y duros. Cuanto más les llama la misión a ir a las periferias existenciales, más unidos han de estar en su corazón a Cristo, lleno de misericordia y amor”. “Que en el centro esté solo Jesucristo” “El riesgo del activismo, de confiar demasiado en las estructuras, está siempre al acecho”. La vocación religiosa “no es un oficio”.
  • “¿Me identifico con aquellos que ya estaban organizando su vida sin él, como los discípulos de Emaús?”. “¿Me identifico con los que huyeron por miedo abandonando al Maestro?”.
  • A los novicios y novicias: “La evangelización se hace siempre de rodillas. Sean hombres y mujeres de oración”.
  • Un tema preferente del Papa es que sólo esta dimensión contemplativa y este cultivo de la fe y de la unión a Jesucristo puede garantizar la verdadera alegría..
  • Carta con motivo del año de la VC : “Que sea siempre verdadero que donde hay religiosos haya alegría… que seamos capaces de mostrar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices”. Esta felicidad se alimenta de la comunidad y de la misión en medio de las dificultades y la debilidad.
  • A los Seminaristas: La promoción vocacional debe consistir en que “nos vean como hombres y mujeres felices”. “No hay santidad en la tristeza”. “La raíz de la tristeza en la vida pastoral está precisamente en la falta de paternidad y maternidad”.
Anuncios