Llegar a tiempo a la celebración

Se ha encontrado estas reflexiones que tienen un tinte de broma, pero algo serias, frente a muchas de nuestras acciones ante las celebraciones litúrgicas y el respeto que debemos tener con el tiempo:

“Por todos los miembros de nuestra asamblea que han hecho el esfuerzo de llegar a tiempo; para que Dios les llene de gracias y les ayude a hacer pasar por su vida la Palabra que han venido a escuchar y a comprender.
Roguemos al Señor.

– Por aquellos que no han podido llegar a la hora por culpa de una imprevisible carga familiar, profesional o de otra índole; para que se sientan acogidos con amistad y comprensión. Roguemos al Señor. 

– Por aquellos entre nosotros que han llegado tarde por negligencia o costumbre; para que Dios les haga un poco más ávidos de la Palabra que no han podido escuchar y un mucho más sociables con la comunidad que les acoge. Roguemos al Señor.

– Por aquellos que aún no han llegado y los que no llegarán nunca; para que no lleguen tarde a la cita del Reino de Dios. Roguemos al Señor.

Te damos gracias, Señor, por el trabajo de los ingenieros y de los artesanos que ha permitido fabricar nuestros relojes y nuestros despertadores, maravillas de precisión y de exactitud. Enséñanos a leer en ellos la llamada que tú nos diriges para que podamos reunirnos a tiempo con todos nuestros hermanos. Por Jesucristo Señor nuestro”

Anuncios