La presentación de Nuestro Señor en el templo y la memoria de San Blas

Comunidad de San José de el Poblado, los Invitamos a vivir en oración y celebración eucarística, dos fiestas muy significativas para nuestra vida de Fe: La Presentación de Nuestro Señor en el templo (2 de febrero) y la Fiesta de San Blas, venerado en nuestra parroquia (3 de febrero)

En la fiesta de la presentación, oramos por quienes han optado por la vida consagrada en la Iglesia.

El papa Francisco nos ha dicho “También nosotros, como María y Simeón, queremos llevar hoy en brazos a Jesús para que se encuentre con su pueblo, y seguro que lo conseguiremos si nos dejamos poseer por el misterio de Cristo. Guiemos el pueblo a Jesús dejándonos a su vez guiar por Él. Eso es lo que debemos ser: guías guiados. Que el Señor, por intercesión de María nuestra Madre, de San José y de los santos Simeón y Ana, nos conceda lo que le hemos pedido en la Oración colecta: «Ser presentados delante de ti con el alma limpia».

De San Blas nos dice la Tradición: Blas de Sebaste era conocido por su don de curación milagrosa, que aplicaba tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este sería el origen de la costumbre de bendecir las gargantas Cuando llegó a Sebaste la persecución de Agricola (gobernador de Capadocia) contra los cristianos (la última persecución romana), sus cazadores fueron a buscar animales para los juegos de la arena en el bosque de Argeus y encontraron muchos de ellos esperando fuera de la cueva de san Blas. Allí encontraron a Blas en oración y le detuvieron.

Su culto se extendió pronto por toda la iglesia. Es costumbre popular invocarle particularmente para remediar afecciones de la garganta. (Santoral)

Anuncios