La misión; compendio de todas las obras de misericordia

La Iglesia Católica vive el mes de octubre dedicado mundialmente a despertar el Espíritu Misionero en los fieles, con gestos de solidaridad hacia los 200,000 misioneros que entregan sus vidas por el anuncio del Evangelio en el mundo.

Durante este mes, llamado “Mes de las Misiones” se intensifica la animación misionera, uniéndonos todos en oración, el sacrificio y el aporte económico a favor de las misiones, a fin de que el evangelio se proclame a todos los hombres.

El Papa Francisco este año jubilar de la misericordia nos ha dicho: “con la acción del Espíritu Santo, aceptando y siguiendo a Jesús por medio del evangelio y de los sacramentos, podemos llegar a ser misericordiosos como nuestro Padre Celestial, aprendiendo a amar, como él nos ama y haciendo que nuestra vida sea una ofrenda gratuita, un signo de bondad” (Bula MV 3)

Todo el Pueblo de Dios, en cada momento de su peregrinar en la historia, está llamado a compartir la “sed” del Redentor (cfr Jn 19, 28). Los santos han advertido siempre con mucha fuerza esta sed de almas que hay que salvar: baste pensar, por ejemplo, a santa Teresa de Lisieux, patrona de las misiones, y a San Francisco Javier.

Anuncios