Consejos útiles para ir a misa con los hijos y enseñarles la importancia de la eucaristía

He aquí algunos consejos para que, a través de nuestro ejemplo, logremos que los hijos vivan la Eucaristía, la respeten y se comporten adecuadamente en ella:

1.- Sentarse en los bancos de adelante: evitamos distracciones y ven mejor lo que pasa, están más atentos. (Si fuéramos a un espectáculo teatral o de música, a todos nos gustaría estar en primera fila).

2.- Cuidar la forma de vestir: no es lo mismo ir a la playa que a Misa.

3.- Llegar puntuales: cuidamos la puntualidad en ir a clase, en llegar al cine… No podemos hacer esperar a Jesús. ¿Haríamos esperar a una persona importante?

4.- Que nos oigan contestar: es recomendable pronunciar bien, vocalizando, para que ellos oigan y aprendan. Echarles una miradita animándoles a que participen.

5.- Cantar: a los niños les encantan las canciones. Es recomendable asistir a alguna Misa en la que se cante.

6.- Que nos vean atentos y que nos vean rezar: por ejemplo, después de la comunión, con mucho respeto. Podemos animarles a que ellos también se pongan de rodillas y recen.

7.- No comer, ni usar el móvil, ni chatear, ni jugar: este es un espacio de conexión con Dios y debemos estar concentrados en este propósito. Hay un momento para cada cosa y durante la Misa estamos atentos a la Palabra, esto quiere decir sin distractores, los cuales, además, son una falta de respeto.

8.- El respeto al sacerdote: cuando entra nos ponemos de pie, y luego esperamos a que salga para salir.

9.- Con regaños no logrará nada: si la salida para Misa es un campo de batalla, usted está haciendo que ellos desde pequeños tengan una mala actitud hacia la Misa. Es mejor motivarlos e invitarlos sin obligaciones y castigos. Hágales comprender serenamente que es importante ir a visitar la casa del nuestro Dios, como lo hace con sus abuelos el fin de semana o sus amigos.

 

Anuncios