Confianza en Dios

Cierta vez un niño visitó una pequeña pero hermosa casa en un tranquilo barrio.

La casa era de dos pisos, con alfombras en los cuartos, paredes blancas y una gran ventana con vista al jardín. Le encantó aquel lugar y en su corazón pidió a Dios tener una casa así al crecer, para poder ver crecer a sus hijos. El tiempo pasó y aquel niño creció y como es costumbre, olvidó ésa y muchas otras peticiones que se hacen a Dios cuando se es niño. Estudió, se graduó como profesional y se casó.

Una noche clara de verano mientras su esposa dormía tranquilamente en su primer mes de embarazo, tomó la Biblia y leyó el Salmo 37:4 que dice: “Deléitate en el Señor, y Él te concederá los deseos más profundos de tu corazón”. Por un momento se detuvo a pensar y meditaba mientras caminaba por la alfombra del cuarto; entonces bajó al primer piso de su casa. Al llegar abajo cayó de rodillas, y rodeado de paredes blancas, en medio de la quietud de aquel barrio, mientras miraba por la ventana grande que daba al jardín… agradeció en medio de lágrimas a Dios diciendo: “Gracias Señor, pues eres fiel en todo y cumples aún aquello que yo mismo había olvidado…”.

Todos tenemos sueños, deseos y anhelos y muchas veces nos frustramos por no alcanzarlos dejando de lado la confianza en Dios y la fe de creer en sus palabras, y olvidamos aquella frase de la Biblia que dice: “Poderoso es Dios para cumplir lo que promete”. Si tienes un corazón puro, deseoso de servir a Dios cada día, no te debe quedar ninguna duda de que Dios cumplirá, pues su fidelidad es eterna.

Anuncios